Accedi o Registrati

MENU

Coadicción y codependencia: el papel de la familia en la adicción

septiembre 7, 2020 7:42 am Deja tus comentarios

Seguro que conoces algún caso en el que una persona depende de otra hasta un punto que sobrepasa lo que se considera sano. Ahora, imagínate que la persona de la que depende el primer sujeto padece algún trastorno adictivo, y esto afecta a quien le rodea de forma directa. Estás ante un caso de coadicción.

Aunque no se le suela dar la misma importancia que a las adicciones, las coadicciones y las codependencias son igual de peligrosas, ya que las consecuencias negativas se ven reflejadas en otra persona.

Si crees que tienes a alguien cercano con codependencia o coadicción, estás en el lugar indicado. Lee este post y entérate de todo lo que debes saber sobre coadicción y codependencia. Aprenderás lo que son, y sabrás cómo se detectan y cómo se tratan.

codependencia

¿Qué es exactamente una coadicción y una codependencia?

La importancia del entorno en la codependencia

Siempre que explicamos el origen, el diagnóstico y el tratamiento de un trastorno o adicción, decimos lo mismo: el apoyo de la familia es fundamental.

Y seguro que ni siquiera hace falta decirlo, basta con pensar un poco. Cualquier persona que esté pasando por una adicción necesita apoyo emocional, ya que es muy difícil salir solo de una situación así.

Sin embargo, el apoyo no siempre resulta beneficioso. Existen casos en los que una o varias personas de las que rodean al adicto dependen emocionalmente de él por motivos diversos.

¿Qué motivos pueden ser? Pues de los más variados. Puede que un exceso de proteccionismo o maternalismo, puede que culpabilidad, e incluso puede que algún trastorno que impida a la persona codependiente no implicarse como lo hace.

En cualquier caso, la codependencia significa la multiplicación de los problemas, y es importante detectarla a tiempo.

El peligro de las coadicciones

Como habrás supuesto, cuando se da una dependencia muy fuerte con una persona que es adicta, aparece la coadicción.

Se puede manifestar de diferentes maneras, pero todas ellas tienen en común algo: que dificultan el tratamiento del adicto, ya que no recibe el apoyo necesario por parte de una o varias personas que le acompañan gran parte del tiempo.

Cuando se da la codependencia con una persona adicta, la sustancia o el comportamiento de ese paciente pasa a formar parte de la vida de las personas que dependen de él. Puede que esas personas se terminen volviendo también adictas, o simplemente que refuercen su adicción. En cualquier caso, el peligro es patente.

Cómo identificar una codependencia o una coadicción

Si una persona es codependiente o coadicta, es difícil que por sí misma tome la resolución de autodiagnosticarse. Esto se debe a que, en estos casos, la mente tiende a utilizar mecanismos de autodefensa para blindarse y no aceptar la realidad.

Desde fuera, sin embargo, es fácil detectar estos comportamientos que se dan entre dos personas. Normalmente la persona que padece codependencia tiende a mostrar comportamientos extraños que no se corresponden con lo que debería ser una conducta normal a la hora de relacionarse con la persona de la que depende.

Puede que muestre cambios de humor bruscos, apoyo en algunas acciones que no deberían estar bien vistas o son perjudiciales, o un exceso de protección, siempre relacionado con el miedo a la posibilidad de verse abandonado por la persona de la que depende.

Si una persona piensa que puede tener codependencia o coadicción, es difícil que quiera dar el primer paso para dejar de tenerlo, pero tampoco es imposible. Puede que, por algún factor externo, este trastorno se haya visto comprometido, y el paciente pueda darse cuenta de su problema.

Un caso muy común es a través de los comentarios de otras personas, que desde su punto de vista externo pueden hacer notar a una persona que tiene codependencia o coadicción. Sin embargo, incluso en estos casos la mayoría de personas tiende a resistirse y a no aceptar el problema.

Debido a esta dificultad, es necesario contar con la ayuda de un profesional. La seguridad que ofrece la palabra de un experto, frente a comentarios de amigos y conocidos, puede ser la clave para que la persona con codependencia o coadicción decida aceptar el problema y tratarse.

¿Cómo se realiza una terapia para tratar la codependencia y la coadicción?

Cuando una persona ha dado el gran paso, y ha admitido padecer un problema de codependencia o de coadicción, queda por delante el tratamiento.

Cada codependencia es distinta de las demás, y los lazos que unen a dos personas siempre van a ser muy particulares.

Como explicamos antes, las causas de la codependencia y la coadicción pueden ser muy diversas, y esto hace que el profesional terapeuta necesite conocer a fondo el caso que trata para poder dar la solución adecuada.

Esto se debe a que no es lo mismo tratar a una persona que codepende de otra por una razón externa, como la culpabilidad o el exceso de protección, debidos quizás a una experiencia traumática, que hacerlo con un caso de trastorno mental. En este último caso, es imprescindible determinar qué tipo de trastorno padece la persona que tiene codependencia, ya que el tratamiento será totalmente distinto.

Por otro lado, y aunque las estamos incluyendo en el mismo artículo, el tratamiento para la codependencia y para la coadicción también son distintos. La coadicción es un tipo de codependencia en la que se añade el componente de adicción a una sustancia o a un comportamiento.

Por esta razón, el tratamiento debe ser distinto, ya que se debe determinar si la persona que padece coadicción también consume esa sustancia o repite ese comportamiento, o si simplemente apoya a la persona adicta en sus acciones, invitándole a repetirlas.

Generalmente se da este último caso, en el que la persona adicta tiene un camino fácil para poder continuar con su problema debido a que la persona que tiene codependencia de ella necesita que sea más vulnerable. Se debe tener cuidado con esto: no se debe juzgar un comportamiento así desde el punto de vista moral, ya que la codependencia es un problema, no necesariamente una decisión.

Cuando se diagnostica, se debe tratar como cualquier otra adicción o trastorno, y la persona que lo hace debe contar también con apoyo externo para poder superar esa situación de estrés psicológico.

La duración de un tratamiento depende de cada paciente y de cada caso. Además, al comenzar dependiendo de otra persona, o de los comportamientos de otra persona, también se debe tener en cuenta en qué medida el paciente cuenta con la ayuda necesaria.

¿Sabes cómo actuar cuando te enfrentas a la codependencia o la coadicción?

Si te lo estabas preguntando, la respuesta es muy sencilla: acude a un profesional.

Aunque no solemos considerarlos como problemas graves, en realidad pueden provocar grandes daños en la persona que lo padece. Es necesario tratar este tipo de dependencias antes de que empeore la situación.

Para ello, también es necesario contar con apoyo de familiares y amigos cercanos. El proceso es duro para la persona que debe pasarlo, y debe contar con alguien que le sirva de guía. En Conciencia2s podemos ser parte de esa guía, ya que sabemos perfectamente cómo actuar en estos casos. Consúltanos sin compromiso si conoces algún caso de codependencia o coadicción en tu entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *